NUEVO ARTÍCULO DE CARLOS “CHINO” FERNANDEZ, ESTA VEZ SOBRE LA CUESTIÓN DOCENTE

Convenio Colectivo de Trabajo y Docencia
Desde el año 2016, el gobierno nacional ha desconocido la paritaria nacional para los trabajadores docentes. En la provincia de Buenos Aires, a días del receso invernal, todavía no se ha firmado el convenio laboral del corriente año lectivo, mientras en otras provincias de la Argentina (Chubut, Corrientes, etc.), la situación salarial y laboral de los docentes es muy preocupante.
Un Convenio Colectivo de Trabajo (CCT), es un contrato entre trabajadores y empleadores. En el marco de nuestra legislación, el sindicato que posee la personería gremial de cada rama o área de actividad, firma la paritaria correspondiente.
El CCT está establecido en nuestra Constitución Nacional, en su artículo 14Bis, en el Artículo 39 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires, y en el convenio 151 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). No es un capricho, es un derecho.
El primer CCT, que se registró en el país data de 1901, y lo suscribieron obreros con sus patrones marmoleros. Algunos de sus acuerdos: “8 Jornadas de trabajo de 9hs., durante 8 meses, y de 8hs., los cuatro meses restantes; salario mínimo; afiliación obligatoria para los trabajadores de la actividad; pago por los días de huelga; abolición del trabajo a destajo; pago quincenal del salario los días domingos”.
Hacia 1905, es reconocido a través del Ministro de Interior de entonces (Joaquín V González), el descanso dominical. Que si bien comienza a implementarse en la ciudad de Bs As, con el tiempo se fue extendiendo a todo el territorio nacional. En el año 1907, la Ley 5291 regula el trabajo de las mujeres y los niños, considerando cuestiones de salubridad, nocturnidad, etc. De ahí hasta la Ley de Ordenamiento Laboral (20744), del año 2004, más de un siglo de legislación que nos habla no solo de las condiciones laborales de los trabajadores, sino de la evolución de la vida social.
Convenio Colectivo de Trabajo en la Docencia
Si bien es a mediados del siglo XX, que el sindicalismo de la actividad docente toma cuerpo y vitalidad, podemos recordar que en el año 1919, gracias a Florencia Fossatti, maestra, gremialista, docente y dirigente comunista, nacida en Bs As en 1888, a partir de su actividad en la Provincia de Mendoza, funda la entidad gremial Maestros Unidos, en la que ocupa el cargo de Presidente…
En 1953, se produjo la creación de la Unión de Docentes Argentinos (UDA). Entre 1953 y 1973, se crean otros sindicatos de alcance provincial, sumado a varios intentos de armar Federaciones, con la idea de crear un estatuto, el cual dio a luz en el año 1958.
En 1973, se crea la CTERA (Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina).
En 1988, la CTERA, ya planteaba la necesidad de discutir el presupuesto educativo y de una paritaria nacional docente. La lucha llevada a cabo por los docentes en esa época, en donde el hito principal fuera marcha blanca en 1989, fue de alguna manera la expresión de la tensión entre las consideraciones profesionales que planteaba el “Estatuto Docente” y la “Paritaria”, como manifestación de un colectivo de trabajadores.
En los inicios del siglo XXI, la legislación tomo nota y se plasmó en:
Ley26075/06 de Financiamiento Educativo, Artículo 10, que establece la constitución de una Paritaria Nacional
Ley 13552/ 06, Ley Paritaria en la Provincia de Bs As
En cuanto a la Paritaria Nacional, su creación es para nivelar las disparidades de las situaciones de los diversos distritos en cuanto a los derechos laborales, en los siguientes aspectos: Salario Mínimo docente; Conformación de los Básicos; Blanqueo progresivo de sumas varias, tickets canasta; Fondo de Compensación salarial; Legajo único docente; etc.
El Convenio de Trabajo, es la expresión de una relación contractual, que vista a lo largo del tiempo, nos habla del tipo de sociedad que conformamos, más allá de las condiciones de trabajo de las personas involucradas directamente en las paritarias que se acuerdan. Pues bien, el gobierno nacional mientras intenta reinsertar a la Argentina en el primer mundo y en el siglo XXI, con sus actitudes reales y concretar, nos está llevando a un debate del siglo XIX. No saben de dónde venimos, menos sabrán hacia dónde vamos.
Julio de 2018
Carlos Chino Fernández