[ad_1]
INSTITUTO DE EDUCACIÓN – NOTA DE CARLOS “CHINO” FERNÁNDEZ

Notas sobre Educación y una propuesta
Después de los primeros informes con los resultados del Operativo Nacional de Evaluación Educativa “APRENDER”, es prudente analizar la prueba, en función de una mayor desagregación de la información recogida el 18 y 19 de octubre del año pasado . No obstante, existen datos gruesos que nos permite ver una foto de la situación educativa, un tanto borrosa, pero foto al fin, del estado del conocimiento adquirido por nuestros alumnos.
Para los especialista en educación y para los que siguen de cerca la temática, no fue una novedad, ya que los resultados de los operativos nacionales de evaluación anteriores (ONE) y de las pruebas internacionales de evaluación (PISA) , ya mostraban los problemas más importantes que emergen de los procesos educativos: Las grandes dificultades de nuestros alumnos para comprender lo que leen y para realizar operaciones básicas en matemáticas, así como también-aunque en menor medida-, la dificultad para adquirir conocimientos elementales en ciencias sociales y naturales.
En todas las evaluaciones, aparece nuevamente una diferenciación entre el rendimiento escolar de la escuela estatal y la escuela privada, en favor de esta última.
Si tenemos que ensayar acerca de todas las causas que intervienen en estos resultados, sería una tarea casi imposible. Estamos en un gran embrollo, un caos en donde se hace muy complejo encontrar el hilo conductor del abordaje de la problemática educativa. Para colmo de males, en un año electoral, lleno de confusión e intenciones no muy claras.
No hay más que mirar la TV y ver a un mismo enjambre de periodistas que, a la mañana analizar la actualidad deportiva, a la tarde desentrañan los últimos romances en la farándula y a la noche, se zambullen en la cuestión educativa. Tema que al emerger ahora con fuerza, es noticia. Si fuese la novedad la problemática sanitaria, a causa de alguna epidemia fatal para nuestra población, pues hablarían con la misma vehemencia e ignorancia con que tratan el resto de los temas.
En busca del principio rector
Cuando de Educación se trata, cada época histórica tiene de alguna manera un principio rector, un norte al cual el resto de la sociedad se encamina, orientada por los verdaderos especialistas, que no son generalmente los políticos arribistas y los periodistas de varieté. En esta época, el principio rector es justamente la inexistencia del principio, ya que cuando se fija un eje, se hace en función del impacto en el calendario electoral, y no, en un resultado para el largo plazo.
La Educación sistemática que el estado brinda es de carácter público. Una parte es de gestión estatal y la otra es de gestión privada. Por lo tanto, el funcionamiento de ambos sub-sistemas se encuentra relacionado. El estado subsidia a parte del sector privado, y algunos de los docentes, participan en ambos sub-sistemas.
La dicotomía entre escuela estatal vs. escuela privada, no explica la situación a la que hemos llegado. El sector privado, es un conjunto de instituciones que van desde escuelas y colegios para élites; escuelas creadas por cooperativas populares; escuelas y colegios pertenecientes a la Iglesia, escuelas en donde asisten el conjunto de las capas medias argentinas, segmentadas en todo el territorio nacional. Al mismo tiempo, es prudente distinguir las escuelas rurales, las que se encuentran en las islas del Delta Bonaerense, las que se desarrollan en los centros urbanos importantes o en los pequeños pueblos; etc.
Las leyes educativas promulgadas en la década de los años ´90, que habilitaron la transferencia de las instituciones educativas de la Nación a las jurisdicciones provinciales, no han parado hasta el día de hoy de segmentar y atomizar al sistema educativo federal.
Tenemos un Ministerio de Educación Nacional, que a demás de no manejar escuelas, tiene cada día que pasa, menos incidencia en el desarrollo de la educación para el conjunto del país. Lo cierto es que este caos tiene que finalizar, debemos darnos un nuevo orden, donde los derechos y las garantías de todos los que participan de la aventura de enseñar y aprender, sean acompañados de obligaciones y responsabilidades.
Participación y Orden
En términos pedagógicos se requiere de un nuevo orden, de un nuevo sistema de rutinas escolares. La descomposición del mundo moderno , no ha producido en la educación hasta el día de hoy, una organización superadora. Vivimos entonces en una eterna transición con destino incierto. No sabemos hacia dónde vamos.
Tomando las pruebas de evaluación recientes, vamos a detenernos en un eje entre todos los que hay: Lenguaje y, más precisamente en el hábito de LEER.
[Dejaremos entre paréntesis, otras variables más o menos estructurales que intervienen en el proceso educativo y en los resultados del informe de la evaluación “APRENDER”. A saber: Las transformaciones en las formas de producción; los cambios en la relación entre la ciencia básica, la técnica y las práctica docente; Las políticas financieras, privatizadoras y de entrega del patrimonio nacional (1976 y 1991); la pérdida de la mística docente; el estado de la capacitación docente; la alimentación recibida por los chicos en sus primeros años de vida; etc.]
Las personas más vulnerables de nuestra sociedad y, especialmente aquellos que integran familias que van por la tercera generación de pobres, llegan a la escuela con un capital cultural más elemental que el resto. El uso de las TICs., en esta población no alcanza para cubrir las diferencias con aquellos que han tenido un hogar, y un contexto social con mayores accesos a la cultura letrada y concretamente a la lectura.

Ahora bien, ¿qué beneficios tiene la lectura, cuando la ejercitamos de pequeños?
Si no se lee, no se puede escribir, sino se escribe, no se puede pensar . Dice nuestro autor de referencia, que las personas soportan más que se las señalen como que no son lectores, pero, no sucede así cuando se les dice que no piensan. Ese juicio, hiere el orgullo y la auto-estima de los que son señalados. “El pensamiento siempre se hace en el lenguaje y está totalmente ligado a la palabra. Pensar, de forma de forma distinta a otras modalidades de la conciencia, es siempre lingüístico, siempre un uso del lenguaje”, (Edmund Husserl). “Así que si no tenemos palabras, si no tenemos lecturas en nuestra memoria que enriquezca nuestro lenguaje, nuestro pensamiento será muy pobre…”
PROPUESTA
Es necesario elaborar Programas reducidos para todas las disciplinas, usando la currícula ya existente, la capacidad instalada que ya tenemos y los docentes con los que contamos. No es necesario ni leyes, ni grandes programas de capacitación nuevos, ni contratar a consultores ni a genios doctorados en Universidades globalizadas. Con lo que tenemos alcanza para trabajar en lo básico.
La escuela, no puede de ninguna manera compensar plenamente las diferencias sociales y culturales de los chicos que inician el camino de la educación sistemática. No hay que cargar a la escuela ni a los docentes para una tarea que no es posible realizar en su totalidad. Sí, le cabe realizar la parte que les corresponde.
Para todos los grados y niveles del sistema educativo, pero especialmente para el final del nivel primario, principio y final del nivel secundario, los alumnos deben leer en clase. No es la lingüística, ni la gramática, sino la lectura de todas las disciplinas de forma activa, individual y colectiva, bajo la modalidad de talleres. Se pierde mucho tiempo en las instituciones en procedimientos y materias que se podrían unificar en los momentos claves del recorrido escolar: 1,3,5,7 grados del nivel primario. 1,3,6 años del nivel secundario.
Un nuevo orden escolar simple y efectivo
No es necesario ningún plan maestro con 3 millones de metas y objetivos inalcanzables. Es preciso generar un orden escolar básico. Las relaciones entre docentes y alumnos no son simétricas. El respeto entre adultos y niños, adolescentes y jóvenes, no se alcanza con una falsa igualdad. No son relaciones entre pares.
Es necesario recuperar el valor del trabajo individual y su vinculación con el trabajo en grupos. Hay que jerarquizar la importancia del tiempo individual de la lectura, el valor del silencio, en la construcción del conocimiento, el esfuerzo y la disciplina, que no es más que el compromiso con la tarea y con los compañeros.
El valor de la lectura, es para todas las disciplinas. Todos tienen que leer en la escuela, es una forma concreta de acercarnos al problema más importante que tenemos hoy en la Argentina. El uso de las TICs, es valioso en la medida en que todas las personas logran alcanzar antes una base de trabajo más artesanal, interno y sólido que son las verdaderas competencias para pensar.
Lo que sucede es que los adultos, antes que los chicos han perdido una parte de la capacidad de pensar con inteligencia y creatividad. Los medios audio-visuales ahorran tiempo y esfuerzo, pero no cubren la necesidad cognitiva del largo tiempo, que se precisa para cimentar los conocimientos adquiridos.
Marzo de 2017
Carlos Chino Fernández
[ad_2]